Loading...

Fuel Flex apuesta por nueva generación de biocombustibles eficientes

Fuel Flex apuesta por nueva generación de biocombustibles eficientes

Con la creación de fuentes de energía limpias a precios accesibles, la empresa jalisciense Fuel Flex innova e impulsa una nueva generación de combustibles alternativos, ecológicos y responsables con el medio ambiente.

La compañía es la única con permisos regulatorios para vender biocombustibles en México por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y también comercializa productos ecológicos de transformación de materia prima ecológica para producir alcohol, energía limpia y reúso de biomasa, para así ayudar a las empresas a ser verdes y socialmente responsables.

Fuel Flex cuenta con centros de distribución en León, Cancún, Mazatlán, Durango,  Morelia, Aguascalientes y Guadalajara. También instalan plantas de biodiésel con una producción diaria de dos mil 500 a 20 mil litros.

Los combustibles en los que se especializa Fuel Flex son el biodiésel y el etanol. En el primer caso, la compañía ofrece un aditivo que cuesta entre 7% y 10% menos que el precio comercial del diésel, además que sólo se utiliza diésel Ultra Bajo Azufre (UBA) que contiene entre 15% y 20% menos de partes de plomo por millón de azufre, cantidad que está por debajo de la norma oficial. Estas especificaciones le dan mayor lubricación y protección al motor y no contamina el medio ambiente.

En el caso del etanol, se puede utilizar hasta 50% del aditivo en el tanque de gasolina, en el caso de los vehículos el usuario tendrá un ahorro de 15% respecto al precio de la gasolina Magna y hasta 25% del valor de la gasolina Premium, ofreciendo un combustible de mayor octanaje, que no contamina y que ayuda a limpiar el sistema de inyección del motor.

Para utilizar el etanol en los vehículos, la compañía recomienda que se llene hasta 25% del tanque del coche con el aditivo, mientras que en el caso de los coches Fuel Injection, se pide empezar con 20% del aditivo para aumentarlo gradualmente hasta llegar a 50%, de acuerdo al comportamiento y rendimiento del combustible.

De las 31 sucursales que la empresa jalisciense tiene en el país, siete se ubican en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Fuel Flex también abastece de etanol a granel en volúmenes de 20 mil a 40 mil litros a cualquier parte de México.

Fuel Flex comenzó en 2006, instalando convertidores de etanol en los automóviles. Actualmente ofrece a sus clientes la posibilidad abrir estaciones ecológicas que surtan de biodiésel, etanol y gasolina con una inversión inicial de dos millones 550 mil pesos. Los centros de distribución tienen una capacidad de 120 mil litros de etanol; con un volumen mínimo de compra de 60 mil litros, para abastecer a cualquier punto del país.

Todos los productos de Fuel Flex se han trabajado en el centro de investigación y desarrollo de la compañía, Fuel Flex Labs. Se cuenta con una patente otorgada por el Instituto Nacional de la Propeidad intelectual. Este lugar se enfoca en el mejoramiento de los combustibles fósiles, maximizando su eficiencia y reduciendo emisiones a un precio más económico.

 

Aprovechan residuos de tequila

A partir de residuos de la industria tequilera y agave silvestre, investigadores de Fuel Flex Labs han desarrollado etanol grado combustible más limpio, eficiente y ecológico, el cual ya está patentado de manera oficial. El producto ya está comercializado como un aditivo sustentable, ecológico y no contaminante.

“Durante estos últimos seis años desarrollamos tecnología de producción de este biocombustible a partir tanto de lechuguilla y también de residuos que deja la industria tequilera”, explicó el doctor Leopoldo Javier Ríos González, de la Universidad Autónoma de Coahuila, quien encabeza el desarrollo de este producto.

“El rendimiento es muy similar al de la gasolina e incluso mayor si se encuentra la mezcla idónea, y esta ronda entre 10% y 30%”, complementó Ríos, investigador del Departamento de Biotecnología de la Facultad de Ciencias Químicas de la institución mencionada.

El proyecto de crear etanol con base a los desechos de lechuguilla, un tipo de agave silvestre, comenzó desde 2011 en la Universidad Autónoma de Coahuila. En 2015, se vinculó con Fuel Flex México para desarrollar un combustible limpio que además le ayude a la agroindustria a ser sustentable, y le ofrezca a la industria tequilera una nueva oportunidad de negocio.

“Estamos aprovechando un residuo que es un desecho, el material tiene un alto contenido de azúcares que tiene el material, y a la industria tequilera le abriríamos una nueva ventana”, señaló Ríos sobre su etanol de segunda generación.

Max Urtusuastegui, director general de Fuel Flex, consideró que el nuevo etanol ya está generando un crecimiento en ventas de hasta 500%, debido al alza de precios de los combustibles fósiles.

“Lo vendemos como un aditivo sustentable, verde, ecológico, que produce menos emisiones contaminantes, y se puede mezclar con la gasolina en una proporción de 30% a 50%”, explicó.

 

Otros productos
Fuel Flex ofrece el servicio de mezcla de gasolina y alcohol conforme a la Norma Oficial Mexicana, además de diésel importado vía Laredo, Texas, al tener un convenio directo con Pemex.

 

Tipos de combustible de Fuel Flex

El etanol E85 es una mezcla de etanol y gasolina que contiene de 51% a 83% de etanol, mientras que el etanol E100 se puede combinar 50% con la gasolina regular en el tanque, y es el único etanol hecho de agave.

La empresa jalisciense cuenta con 31 sucursales en todo el país donde surten etanol, biodiésel y gasolina a sus clientes. Todas cuentan con etanol E100 a 15.90 pesos el litro, etanol E85 a 16.95 el litro y diésel UBA a 18.95 el litro.  En comparación, de acuerdo con precios de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a mayo de 2018, en Jalisco la gasolina regular estaba a 18.62 pesos el litro, la Premium a 20.07 y el diésel a 19.29 pesos el litro.

 

Fuente:

https://www.informador.mx/economia/Fuel-Flex-apuesta-por-nueva-generacion-de-biocombustibles-eficientes-20180702-0004.html